Introduce aquí el subtítular

Construcciones de EPS

Es un innovador sistema de doble cubierta de mortero proyectado con alma de poliestireno expandido revestido con mallas metalicas que le otorga resistencia y capacidad portante integrando un sándwich aislante, es uno de los que ofrecen mejores características técnicas y económicas cuyo objetivo es incrementar el confort en su hogar ante las inclemencias de climas fríos o cálidos, impactando en importantes ahorros de energía.

Este material más conocido como "Telgopor" en Argentina, (se compone de 98% aire y 2% materia sólida) y caracterizado por su bajo impacto medioambiental lo convierten apto para construcciones por su condición aislante térmico/acústico ahorrando en consumos de energía y como material de alivianamiento de estructuras; es respetuoso con el medio ambiente, absolutamente inocuo, no perjudica a la salud.

El EPS con retardante de llama (o "F") es clasificado como "Difícilmente Inflamable" o de "Muy Baja Propagación de Llama", no constituye substrato nutritivo alguno para los microorganismos. Es imputrescible, no enmohece y no se descompone.

Su construcción en paneles y crecimiento lineal permite adaptar un panel de acuerdo a los requerimientos mas variados, intercambiar los paneles muro, ventana y puerta entre sí, como así mismo, ampliar o reducir las dimensiones de los mismos de acuerdo a las diferentes necesidades. Su extraordinaria aptitud técnica, rapidez de fabricación y armado lo definen como único en su tipo, que junto a sus propiedades técnicas lo convierten en un sistema constructivo de unidad compacta, morfológica, durable, y total ausencia de mantenimiento adaptándolo válido para zonas tropicales o de intenso frío.

Esta tecnología es compatible con cualquier revestimiento o terminación, ya que el revoque cementicio que se proyecta sobre la malla logra un sustrato similar a la obra tradicional. Para los especialistas, la clave del sistema es la correcta dosificación del revoque cementicio que se proyecta sobre la malla, más el curado posterior que la superficie requiere. Y de acuerdo a los análisis comparativos, sobre los sistemas tradicionales se puede lograr un ahorro de hasta un 18% de los costos directos de la obra gris logrando asimismo una obra más limpia y ordenada.

Desde el punto de vista estético, el sistema permite una gran versatilidad para todo tipo de obras y expresiones arquitectónicas de fachadas.